LEVEDAD EN LOS BRAZOS

Los brazos en la danza son una estructura supervalorada. Nosotros somos naturalmente visuales y manuales. Al empezar a bailar luego queremos hacer todo con los brazos, casi como si quisiéramos forzar que las cosas ocurran. Eso es lo que más perjudica una buena funcionalidad de los bras, bien como su levedad.

Nuestro primer trabajo, entonces, es comprender lo que es y qué no es responsabilidad de los brazos.

Si te gusta este contenido, por favor, ayúdame a compartir el texto para que cada vez más personas sepan de las buenas prácticas en la danza.

QUÉ NO ES RESPONSABILIDAD DEL BRAZO

Elijo aquí las cosas que las personas normalmente hacen con los brazos sin necesidad, mismo que sea muy tentador. En algunas de esas cosas los brazos pueden ayudar pero de forma claramente secundaria, o sea, en la ausencia de los brazos ellas serían plenamente posibles de funcionar.

  1. Cargar el brazo de la pareja

Cada uno es responsable por sus propios movimientos, hace una gran diferencia concentrarse en mover apenas tus brazos sin cargar el brazo de la pareja. Y también vale entender que para eso los dos necesitan ser activos. Si el conducido espera ser cargado. Él estará contribuyendo para una danza pesada.

Para eso es importante no agarrar ni pinzar la mano de la pareja, las manos se tocan con abundancia pero sin cualquier restricción de movimiento, es necesario formar un contacto dinámico entre las manos para que los brazos puedan trabajar libremente si hacer movimientos indeseables o incómodos. Y eso contribuye para que nadie cargue ni sea cargado.

  1. Trasladar el cuerpo

Los brazos pueden ayudar a orientar el traslado, pero quien promueve el desplazamiento son las piernas, de este modo no es necesario hacer nada con el brazo de la pareja.

  1. Equilibrar el cuerpo

El equilibrio del cuerpo se da con el posicionamiento de la proyección del centro de gravedad en el área de la base. Quien forma el área de la base de nuestro cuerpo son nuestros pies. Percibe que los brazos no están presentes en la ecuación del equilibrio de manera que si te sientes desequilibrado, busca mover las piernas para formar una nueva base de apoyo y no halar el par con los brazos para equilibrarse.

  1. Conducir las partes del cuerpo que no sean el brazo

La manera más eficiente de conducir a los movimientos es utilizando la estructura correspondiente del cuerpo. O sea, quien mejor conduce la cadera es la cadera, la mejor conducción para caminar es caminando. El brazo nuevamente tendrá apenas una participación secundaria en las conducciones de las otras partes del cuerpo.

QUÉ ES RESPONSABILIDAD DEL BRAZO

Ahora enumero lo que los brazos deben de hecho hacer. Las cosas que son funciones primarias de los brazos y probablemente no serían posible sin ellos.

  1. Dibujar a los movimientos

Conducciones precisas y leves son derivadas de apenas dos elementos: dibujo y timing. Si el brazo se movimiento de manera correcta en la hora correcta las fuerza se hace 100% desnecesaria para conducir. Una vez más, para que eso ocurra de manera plena, es necesario que los dos bailarines sean responsables por mover el propio brazo.

Los encantos del brazo son, obviamente, función de los brazos y entran en la categoría de los dibujos.

  1. Ayudar a orientar el cuerpo

Los brazos pueden ser muy útiles para la orientación, cuando el conducido está finalizando un giro, sus brazos son una buena indicación de la posición del conductor, luego ayudan a saber para dónde girar para empezar el próximo movimiento.

Además de esta ayuda con la referencia, el brazo también puede ser importante indicador de dirección de los giros. Extender uno de los brazos del conducido en la dirección que queremos el giro es una buena forma de ayudar al conducido a comprender mejor para dónde ir.

ALGUNAS ESTRATEGIAS

Ahora que separamos qué debe hacer o no el brazo, podemos analizar algunas técnicas que pueden ayudar bastante.

  1. Busca mover el brazo primero por el codo

La musculatura de los hombros es quien levanta y sostiene los brazos y al activar la musculatura de los hombros la activación genera resultados hasta la próxima articulación, o sea, la del codo. La parte de los brazos que efectivamente pesa es el brazo (Parte del cuerpo entre el codo y el hombro). Al subir el brazo, el codo es el primero y al bajar es el último.

Somos muy conectados a las manos y al antebrazo (Parte del cuerpo entre el codo y el puño) y tenemos una tendencia de dejar que estas estructuras guíen los movimientos del brazo, y eso es uno de los factores que hacen el brazo estar lento y pesado.

  1. Controlar la bajada

Normalmente los bailarines se preocupan mucho en levantar el brazo y simplemente lo dejan bajar rápidamente al fin de los movimientos. Eso hace pesar y mucho.

  1. Dejar las articulaciones del brazo siempre disponibles para moverse

Muchas personas piensan que el correcto es dejar el brazo siempre extendido durante los giros. Pero los brazos necesitan de movimiento para estar siempre aproximándose de la pareja, de esta manera de preservan el eje, conforto y contacto entre las manos. Busca dejar el codo arriba de la línea de los hombros y deja que el antebrazo se mueva constantemente para adaptarse a la necesidad del movimiento.

  1. ¿Qué sigue qué?

El brazo del conducido sigue ACTIVAMENTE el brazo del conductor motivado por el contacto inexistente.

El cuerpo del conducido sigue al propio brazo. El brazo es activo e independiente del cuerpo, de manera que el cuerpo no espera el brazo alcanzar a un límite articular para poder “cargar”, “llevar” el cuerpo a moverse. El conducido busca dejar la relación de posición entre brazo y cuerpo siempre constante de manera que si el brazo empieza a moverse en el espacio, el cuerpo va detrás rápidamente. Eso es una de las técnicas que más ayudan en la levedad y en la agilidad al mismo tiempo.

  1. Deja el brazo siempre desconectado del cuerpo

Un brazo conectado al cuerpo es útil en momentos específicos: en el abrazo de la danza cerrada, en los repiques y en los aéreos. En los movimientos abiertos de giros y de cambios de lado, los brazos no deben tener una conexión fuerte con el tronco. Si mantenemos el brazo conectado al cuerpo durante un giro, cualquier imperfección en el movimiento circular del brazo alrededor del cuerpo genera un impacto directo en el centro de gravedad comprometiendo al eje y al equilibrio del cuerpo.

  1. Al conducir, circula la cabeza del conducido

En los movimientos de giro arriba de la cabeza es muy importante dibujar un círculo con los brazos para poder preservar al máximo la relación de la posición entre el brazo y el cuerpo del conducido. Muchas personas dicen que eso retrasa la conducción y eso no es verdad.

Para que empecemos la próxima conducción, el cuerpo del conducido debe estar preparado para ejecutar el nuevo movimiento activamente. Al circular el cuerpo del conducido, el brazo del conductor siempre vuelve a la posición inicial en la hora exacta que el conducido finaliza su giro, o sea, en el momento exacto que él está listo para recibir una nueva sugerencia de movimiento.

  1. Entregar el brazo a la pareja a todo instante principalmente cuando los cuerpos se alejan

Busca entender que cuando nos alejamos de la pareja el brazo va junto, si los dos traen el brazo juntos durante este alejamiento, ocurrirán movimientos indeseables. Siempre que los cuerpos se alejan, entrega tu brazo a tu pareja de manera que anule el movimiento de alejarse y preserve el contacto sin ningún tipo de presión.

Percibe que este alejamiento normalmente ocurre en la pisada 1 y luego después el cambio de lado. No adelanta entonces el conductor intentar apriesar la conducción. Recuérdate que el brazo no movimiento el cuerpo, luego si el cuerpo no está en la dirección del movimiento todavía (muy común en la pisada 1), no adelanta halar con el brazo, espera el conducido empezar a moverse para la dirección final del movimiento (normalmente a partir del 2) para hacer que el brazo ejecute un movimiento auxiliar al movimiento del conducido. Esta es una de las mejores maneras de continuar evitando presiones desnecesarias. Recuérdate: si el conducido ya hace un movimiento, no necesitas hacer una conducción mecánica para reforzar eso.

  1. No duele con alguien que te hala

Si alguien pasa la danza halándote, libera todavía más tu brazo en su dirección. De esta manera, contribuyes para la levedad de la danza y proteges tus articulaciones.

Si alguien te hala, prende tu mano y no te da opción que no sea sentirse molesto por el exceso de fuerza, agradezca la danza y sal.

CONCLUSIÓN

La palabra mágica de los brazos es ACTIVIDAD. Si cada uno se responsabiliza por el movimiento de su propio brazo, levedad, conforto y agilidad serán simplemente una consecuencia. Empezarás a escuchar frases como: ¡Nunca bailé con alguien tan leve!

Si alguna de estas informaciones no hace sentido para ti, busca ayuda de un profesional para que él pueda ayudarte a comprender mejor. Buscar orientación es siempre un camino más eficiente. Cualquier duda, entra en contacto o búscame en una de mis escuelas.

Si te gusta este contenido, por favor, ayúdame a compartir el texto para que cada vez más personas sepan de buenas prácticas en la danza.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s